Trincheras de la Guerra

 

La Cuerda Alta – Frente Republicano en 1936


Entre el 23 de julio y el 8 de octubre de 1936, Navalperal de Pinares fue una de las localidades más célebres de la Guerra Civil. La columna republicana del teniente coronel Julio Mangada se estableció en el pueblo y se atrincheró en estas montañas, sin alcanzar su objetivo de romper las lineas sublevadas por la retaguardia del Alto del León.

 

 

La Cuerda Alta es una de las posiciones que se prepararon para resistir el ataque de las fuerzas “nacionales” que llegaban por el puerto de La Lancha.

Las trincheras están hoy muy colmatadas por el paso del tiempo, aunque no eran muy profundas y se remataban con sacos terreros y piedras. Aquí se han hallado restos de munición pesada, casquillos de Mauser y latas de conserva de la época.

 

 

En contacto visual con las mucho más importantes líneas de La Modorrilla, las fortificaciones de la Cuerda Alta debieron vivir su mayor protagonismo cuando las tropas franquistas lanzaron su última y definitiva ofensiva desde La Cañada con intenso fuego artillero.